loader image

Método de robo – Bumping

Share on facebook
Share on linkedin

El método bumping es una técnica de apertura de puertas, extremadamente rápida y silenciosa, utilizada por cerrajeros y, por desgracia, también por los ladrones.

Es una técnica de robo sencilla que consiste en desplazar los pines de seguridad de un bombín  mediante el golpeo de una llave bumping (conocida como bumping key) con un objeto contundente como pueden ser un martillo, una madera o un destornillador.

Para mayor desgracia, las personas que sufren este tipo de robo, difícilmente podrán reclamar a su seguro, ya que, bien ejecutada la técnica, no se aprecian señales de robo, con lo que la compañía, la mayoría de las veces se negará a indemnizar.

Cuando hacemos referencia a la sencillez de esta técnica de robo, hay que tener en cuenta, que siempre depende de la habilidad de quien la ejecuta, pero en un alto porcentaje de viviendas, los elementos existentes, resistirán entre 30 segundos y 3 minutos hasta ser vencidos sin prácticamente hacer ruido.

Lamentamos tener que afirmar que la mayoría de los hogares, no se encuentran actualmente protegidos contra esta técnica de robo, pero sería muy sencillo actualizar nuestra puerta para evitar este tipo de ataques.

Para protegernos correctamente ante este tipo de ataques, podemos reforzar de manera sencilla dos elementos.

El elemento más importante en este caso sería el propio bombín. Instalando un bombín de altas prestaciones antibumping conseguiremos evitar este tipo de ataque, pero hay que aclarar que es importante seleccionar un buen bombín antibumping ya que actualmente muchos bombines se anuncian con esta característica y no todos la implementan correctamente.

Existe un factor fundamental para escoger bien un bombín antibumping, y no es otro que el número y tipos de pitones que incorpore el bombín exclusivamente para protegerse de esta acción. Esto no significa que debamos obviar otras protecciones incluidas en el bombín, pero si sería el factor más importante si analizamos únicamente su resistencia contra bumping.

El segundo elemento más importante, y que adicionalmente protegerá nuestro bombín frente a otro tipo de ataques, es el escudo, que debería ser siempre acorazado de tipo macizo y con lenteja antitaladro, ya que esta última dificultará en gran medida la realización del bumping al impedir posicionar correctamente la llave.

En resumen, prolifera este tipo de técnica de robo, y protegernos de ella, suele ser más sencillo de lo que parece, tan solo tendremos que sustituir el bombín y el escudo que tengamos instalado en la puerta de nuestra vivienda si estos no ofrecen ya la protección adecuada.

Si queréis ampliar la información, podéis leer más sobre este tema en el blog del señor Ángel Olleros, asesor en seguridad con una dilatada y comprobable experiencia.

https://www.angelolleros.com/blog/

¡Muchas gracias a todos nuestros lectores!

Formulario de contacto

Cerrajero urgente 24H